Omar Ben Hafsún, un héroe español.

Pese a que la Reconquista no se completó hasta 1492, tras más de siete siglos de lucha contra el invasor; en el paso del siglo IX al X, hubo un personaje que puso contra las cuerdas al poder musulmán, y, quien sabe, si de haber contado con apoyo por parte de los reinos cristianos, podría haber adelantado el fin de las huestes de la media luna. Este hombre fue Omar Ben Hafsún, también conocido como Samuel.

Azulejo sobre Omar en Parauta, su localidad natal.

Omar era descendiente de una familia noble de origen godo, pero su padre se había convertido al islam, por lo que pertenecía al grupo de los muladíes, cristianos que habían abrazado la fe de Mahoma, principalmente para vivir en mejores condiciones tras la llegada de los nuevos dueños de España. El lugar de nacimiento de Omar parece ser el pequeño pueblo de Parauta, cerca de Ronda. La sangre guerrera goda le hervía a Omar y pronto da muestras de ello, cuando tiene que huir a la serranía tras matar a un hombre que había intentado robarle el ganado. En su fuga, Omar llega a un viejo castillo abandonado, un lugar que acabará convirtiéndose con el tiempo en su centro de operaciones, la inexpugnable fortaleza de Bobastro. En torno a su persona reúne a un grupo de fugitivos que comienzan a saquear las coras de Rayya y Takkorona. Sus correrías acaban cuando es capturado por el valí de Málaga, que ignorante de que se le buscaba por asesinato, se limita a azotarlo. Tras unos años en el norte de África, en torno al 880 vuelve a la serranía rondeña, donde con apoyo de su tío Muhadir crea un autentico ejercito junto a otros muladíes, pero también con mozárabes y algunos bereberes, todos hartos de la insolencia de los señores árabes que los menosprecian y nos les tratan como iguales. Omar se descubre como un gran estratega y comienza a adueñarse de cada vez más territorio, teniendo siempre como base Bobastro. Sus victorias hicieron temblar al emir de Córdoba, Muhammad I, el cual le ofrece la amnistía a cambio de entrar a su servicio. Omar acepta, pero al tiempo, harto de los insultos y el menosprecio de la elite árabe vuelve a echarse al monte con más fuerza que antes. Omar crea un autentico estado independiente dentro del emirato y conquista plazas muy importantes como Raya, Elvira, Jaén, Archidona, Baena, Baeza, Úbeda, Priego o Écija. El emir pasa a la acción y envía a su propio hijo Al-Mundir, que pese a sus esfuerzos solo recupera Iznájar. Tras este fracaso, el propio emir toma las riendas y asedia Bobastro. Omar llega a un acuerdo con él para que retire las tropas, su rendición a cambio de ser amnistiado. El emir acepta, pero cuando se está retirando, Omar rompe el pacto y ataca a sus huestes. Tras esto, los hijos del emir vuelva al asedio, pero deben retirarse derrotados.

 

Mapa que refleja la crisis que pudo acabar con el emirato.
Destacan las acciones de Omar en el sur.

Llega el año 889, un año clave para Omar, pues decide recuperar la religión de sus antepasados y se convierte al cristianismo con el nombre de Samuel. Este gesto le restará apoyos, pues le abandonan los bereberes y algunos muladíes, pero lo convierte en un héroe nacional para los cristianos y entabla relaciones con Alfonso III, al que le pidió que reconociera sus dominios como un reino cristiano independiente. Construye una iglesia en Bobastro y trae un obispo para los oficios religiosos. En este mismo año lanza una gran ofensiva y conquista territorios muy cercanos a la propia Córdoba, ampliando su poder en un territorio que iba de Elvira a Jaén por el Oeste y llegaba a Sevilla por el Este. Los propios emires han de reconocerle como gobernador legitimo de la zona.

El ocaso de su poder se inicia en el 891 cuando por primera vez es derrotado en una gran batalla, la de Poley o Aguilar de la Frontera, gracias a que el emir Abdallah se alió con la poderosa familia de los Banu Qasi, muladíes, antiguos hispanorromanos que controlaban la Marca Superior. Pese a ello se mantuvo fuerte en Bobastro hasta que murió en el 917, siendo sustituido por su hijos, primero Chafar, que es asesinado por su hermano Suleyman en el 919 tras haber perdido algunas plazas más. Será este Suleyman quien aguante valerosamente lo que le queda de territorio hasta que muere en combate. Es sustituido por el menor de los hermanos, Hafs, que no puede aguantar el poder de Abderramán III, cayendo la mítica Bobastro en el 928, un año antes de que Abderramán III se proclame califa por su grandes victorias y la recuperación de todo el territorio. De lo dificultoso que fue someter Bobastro dan idea los actos de Abderramán III tras la toma de la fortaleza, pues desenterró los cuerpos de Omar y su hijo y los lleva a Córdoba, donde son vejados, descuartizados y colgados los restos de una puerta. Los supervivientes de Bobastro son deportados a la capital califal y abandonados en la pobreza.
No acaba aquí la estirpe de Omar, pues su hija Argéntea murió como mártir en Córdoba, siendo reconocida como tal por la Iglesia Católica.

Como siempre, pese a la importancia de sus actos, poco sabe el público en general sobre la figura de este rebelde al poder musulmán, que fue capaz de crear un reino cristiano en el corazón del emirato y que hizo temblar los cimientos del islam en España. Pese a ello, grandes autores si han escrito importante loas sobre este caudillo. Así Dozy dijo de él “Omar Ben Hafsún jefe de toda la raza española del Mediodía”.

Ruinas de Bobastro.

El gran historiador Sánchez Albornoz afirmó “Otra vez la raza hispana alumbró una gran capitán popular (…) que los españoles, cristianos o musulmanes amaron con pasión”.

Y para acabar Francisco Arsis Caerols puso en su boca estas bellas palabras “Yo soy el adalid de los cristianos en la serranía, y aquí debo seguir, con mis dominios, porque siempre lo serán. Y pase lo que pase, velaré por ellos. Serranía de Ronda aún te guardo”.

Para saber más del tema existe una novela histórica llamada Bobastro de Sergio Bordel Velasco y un libro titulado Bobastro. La ciudad de la perdición. Gloria y refugio de la cristiandad de Francisco Ortiz Lozano. Sobre este autor y su obra hay varios videos en youtube.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *